Saltar la navegación

5.3.- Red de almacenes propios o arrendados.

Ilustración de un hombre que tiende el brazo hacia dos edificio: uno más alto y otro más bajo.

Quizás te preguntes ¿Qué es más ventajoso para mi empresa un almacén en propiedad o arrendado? ¿Qué motivos me pueden llevar a adquirir un almacén? ¿O por en contrario a arrendarlo?

Disponer de un almacén en las condiciones adecuadas supone una fuerte inversión y origina costes de almacenamiento de los productos y costes mantenimiento de las instalaciones. La implantación de la filosofía JIT es bastante compleja. Las alternativas de almacenamiento que tiene una empresa son las siguientes:

  1. Almacenes propios. Consiste en que la propia empresa dispone de un almacén, que dependiendo del tipo de empresa, puede ser una simple nave, o por el contrario un almacén más complejo. El tener un almacén en propiedad tiene ventajas e inconvenientes para la empresa:
    1. Ventajas: tener personal propio para manipular los productos, adecuación del recinto a las características de los productos y control total de las funciones que se realizan en el almacén.
    2. Inconvenientes: el principal inconveniente es la inversión.
  2. Almacenes arrendados. Supone disponer de un almacén mediante alquiler. Podemos alquilar solo el recinto, o también tenemos la posibilidad de alquilar, además del recinto la realización de todas las tareas de almacenamiento (empaquetado, envasado, conservación de productos…).
    1. Ventajas: la principal de ventaja es que no se requiere inversión.
    2. Inconvenientes: la poca flexibilidad en cuanto al lugar y al tipo de almacén.

Reflexiona

¿Qué es mejor para la empresa, tener un almacén en propiedad o arrendado?