Saltar la navegación

Anexo III.- Elementos claves en la dirección de la logística inversa.

  1. Filtrado de entrada: Es decir, controlar la mercancía defectuosa o que no cumpliese con los requisitos de devolución.
  2. Ciclos de tiempo: Dado que las devoluciones son procesos excepcionales, por lo que es muy difícil reducir los ciclos de tiempo relativos a las decisiones en cuanto a la aceptación de un pedido devuelto. Se trata de definir un buen mecanismo de toma de decisiones, es decir, qué hacer con cada posible devolución (reventa, reparación, eliminación). También aquí entraría la decisión de cómo recompensar al personal de la empresa que consiga acortar al máximo este ciclo de tiempo.
  3. Sistemas de información de la logística inversa: Aquí tienes dos opciones: o bien desarrollar un sistema a medida, o bien implementar y adaptar uno ya existente (opción más rentable). Este sistema deberá caracterizarse por ser lo suficientemente flexible como para que permita el manejo de la gran variedad de casos diferentes que se puedan dar en las devoluciones y por ser lo suficientemente complejo como para funcionar bien a través de todos los departamentos de las empresas (que pueden ser numerosos). Por tanto, un software de logística inversa para que pueda ser exitoso debe reunir información significativa en el seguimiento de la propia devolución como de los costes implícitos en ella, y junto a esto, deberá crear una base de datos con toda la información relativa a ella.
  4. Centros de devolución centralizados: Los centros de devolución centralizados (CDC) son instalaciones dedicadas al manejo rápido y eficiente de las devoluciones. En ellos, todas las devoluciones son ordenados, procesados y enviados a sus respectivos destinos. Los CDC se vienen utilizando hace muchos años, pero últimamente se han visto incrementados por las siguientes razones: Se logra aumento en los beneficio, se mejora enormemente el proceso de devoluciones, se mentaliza y forma al personal hacia este respecto, se ven reducidos los niveles en inventario y se incrementa la satisfacción del cliente. Si no se dispone de recurso para tener un CDC cabe la alternativa de adecuar un espacio en las instalaciones para el proceso de devoluciones y productos retornados a la cadena de suministro de la empresa.
  5. Programa de devoluciones "CERO": el proveedor comunica a sus clientes que NO se aceptarán devoluciones. En lugar de esto, el proveedor facilitará al cliente un descuento sobre la factura del pedido general, y entonces, dependiendo del proveedor, el cliente, o bien destruirá el producto, o dispondrá libremente de él de otra manera.
  6. Reparación y reforma: Existen cuatro categorías: reparación, reforma, uso parcial y reciclaje. Las dos primeras categorías implican un acondicionamiento y/o actualización del producto devuelto. El usado parcial se basa en la recuperación estricta de sólo aquellos elementos o partes aún funcionales.
  7. Recuperación de bienes: Es la clasificación y disposición de los productos devueltos efectuada de manera que aumenten los beneficios y disminuyan los costes. El objetivo principal será el de recuperar tanto valor económico (y ecológico) como sea posible, reduciendo a su vez las cantidades finales de deshechos. Principalmente se puede reconstruir, revender, reciclar, re-empaquetar o destruir estos productos devueltos. La decisión determinará el diseño de la instalación de procesado, el tipo de formación para los empleados y los procedimientos específicos en cuanto al manipulado de los productos devueltos. Los electrodomésticos, por ejemplo, podrían ser reparados y vueltos a vender en almacenes de descuento, y los productos perecederos o farmacéuticos que caducan serían destruidos.
  8. Negociación: caducan serían destruidos. Es parte clave en la logística inversa. En el flujo de productos en sentido Proveedor-Clientes los precios son establecidos por directores de marca o especialistas en marketing. En el proceso inverso, en cambio, los precios de las devoluciones se establecen sin ninguna referencia previa. Así, algunos de los participantes de la negociación no abarcan completa y exactamente el valor real de los productos devueltos, creando oportunidades a terceras partes que operan al margen. Estas negociaciones suelen ser flexibles.
  9. Dirección financiera: el sistema de contabilidad, en algunos casos, establecerá automáticamente un precio descuento sobre estos productos, ya que vienen por el canal de devoluciones, y se les supone caducos, averiados, defectuosos... Existen programas adecuados que pueden brindar soporte directo a estas actividades contables, recogiendo y suministrando la información necesaria.
  10. Outsourcing (Contratando el proceso inverso fuera): En este caso la empresa contrata una firma externa especializada para que le lleve acabo el proceso de devoluciones. Esta opción tiene la ventaja de que los procesos de logística inversa más eficientemente y mejor, además de que le permite a la empresa dedicarse a su actividad principal. Pese a esto, la empresa no debe depositar toda la responsabilidad del proceso inverso en terceros, ya que el nivel de éxito en un programa de logística inversa es proporcional al nivel de control sobre el mismo. Si no se conocen todos los recovecos de la logística inversa, se corre el riesgo de tener consecuencias negativas por una posible negligencia de estas firmas.