Saltar la navegación

10.1.4.- Revenido.

El revenido es un tratamiento complementario del temple, que se aplica exclusivamente a los materiales templados con el objetivo de reducir la fragilidad y las tensiones internas.

Consiste en calentar el material a una temperatura inferior a la de temple con el fin de que la martensita se transforme en una estructura más estable, se mantiene la temperatura el tiempo necesario, para después enfriar a una velocidad adecuada, que depende del tipo de material.

Gráfico que muestra la influencia de la temperatura y tiempo de calentamiento en la dureza obtenida en el revenido.

En las piezas templadas aparecen a menudo grietas debidas a las tensiones internas producto de la transformación martensítica, es para remediar este defecto por lo que se aplica el revenido (a la unión de los dos tratamientos, temple y revenido, se conoce con el nombre de "bonificación"). Con el revenido se consigue estabilizar la estructura martensítica (la martensita se transforma en martensita revenida) y aumentar la plasticidad,  disminuyendo la tensión. Se mejora la tenacidad y resiliencia, a costa de disminuir la dureza, la resistencia mecánica y el límite elástico.

Los factores que más influyen en el resultado del revenido son la estructura inicial (casi siempre martensítica), temperatura y el tiempo de calentamiento a que se somete la pieza. En el gráfico de la derecha puede observarse la influencia del tiempo de calentamiento y temperatura del revenido en la dureza obtenida finalmente en el material.

Al revenir un acero de alta aleación puede suceder que en lugar de disminuir la dureza, ésta aumente. En este tipo de aceros se parte de una estructura formada por martensita y austenida retenida, que tiende a descomponerse en ferrita y cementita.

El doble revenido, (una variante del revenido), se realiza a los aceros rápidos e indeformables, con un porcentaje elevado de cromo, empleados, por ejemplo, para la construcción de herramientas. Después de templados, estos aceros quedan con un elevado porcentaje de austenita residual, que llega hasta el 25%. En estos casos, se realiza primero un revenido normal, en el que por un lado, la martensita se transforma en martensita revenida, y por otro,  en la austenita residual se precipitan los carburos de los elementos de aleación, con la consiguiente disminución de concentración de estos elementos en aquélla. A continuación, se vuelve a enfríar la austenita retenida,y al tener menor concentración en elementos de aleación, se transforma en bainita inferior. El objetivo del segundo revenido (a unos 550ºC), es igualar la microestructura haciendo que la bainita inferior se transforme en martensita revenida, eliminando así las tensiones internas que produciría una bainita inferior sin transformar. De esta forma los aceros rápidos, después de este doble revenido, suelen estar constituidos por martensita revenida y carburos complejos de los elementos de aleación sin disolver.

Autoevaluación

Determina si es o no cierta la siguiente afirmación:

Pregunta 1

Cuanto mayor sea la temperatura de calentamiento, y mayor el tiempo de permanencia a esa temperatura, mayor es el aumento de la dureza.

Para saber más

Si quieres saber más sobre el temple y revenido haz clic en el siguiente enlace.