Saltar la navegación

10.1.6.- Normalizado.

El normalizado consiste en calentar rápidamente el acero hasta una temperatura ligeramente superior a la crítica (A3 o A1), mantenerlo durante un periodo de tiempo a esa temperatura hasta que todo el material pase al estado austenítico, y a continuación dejarlo enfriar al aire.

Con el normalizado se busca eliminar las tensiones internas afinando la estructura y preparándola para operaciones o tratamientos posteriores. Se utiliza como tratamiento previo al temple y al revenido, aunque en ocasiones también puede ser un tratamiento térmico final.

Representación del normalizado.

La curva de enfriamiento representada en el diagrama de la izquierda, muestran la curva de enfriamiento correspondiente a un proceso de normalizado.  Se calienta el acero hasta una temperatura algo superior a A3 en caso de los aceros hipoeutectoides, o a A1 en los hipereutectoides , y se deja luego enfriar al aire. La estructura resultante depende de la composición y dimensiones de la piezas, aunque en ningún caso la velocidad de enfriamiento es suficientemente elevada para formar martensita.

Imagen del esquema de los procesos de calentamiento y enfriamiento de los recocidos de regeneración, normalizado y temple.

El normalizado se utiliza en piezas que han sufrido trabajos en caliente o en frío, enfriamientos irregulares o sobrecalentamientos, para eliminar las tensiones internas, uniformizar el tamaño de grano, o eliminar los defectos de un tratamiento anterior defectuoso. Se emplea casi exclusivamente para aceros al carbono de baja aleación con un porcentaje en C de entre 0,15 y 0,50%.

La gráfica de la derecha muestra un esquema del calentamiento, austenización y enfriamiento del normalizado, temple y recocido.