Saltar la navegación

5.2.- Materiales metálicos no ferrosos.

Los metales no ferrosos son aquellos en cuya composición no se encuentra el hierro.
Imagen de bombilla con filamento de wolframio.

Los materiales ferrosos son, en general, las más empleados por su bajo coste, la facilidad de su obtención, su elevada resistencia mecánica, etc., no obstante, en ocasiones, los requerimientos técnicos en determinadas aplicaciones industriales, obligan a recurrir a otros materiales, como son los metales no ferrosos, con otras características como, menor punto de fusión, menor resistividad o mayor resistencia a la corrosión.

En general los metales no ferrosos suelen ser blandos y presentan una reducida resistencia mecánica, por lo que se suelen alear para modificar éstas y otras propiedades.

Los materiales metálicos no ferrosos se pueden clasificar de acuerdo a su densidad en:

  • Pesados, si su densidad es mayor de 5 kg/dm3. Se incluyen:
    • Plomo
    • Cobalto
    • Cobre
    • Estaño
    • Zinc
    • Cromo
    • Níquel
    • Wolframio
  • Ligeros, si su densidad está comprendida entre 2 y 5 kg/dm3:
    • Titanio
    • Aluminio
  • Ultraligeros, si su densidad es menor de 2 kg/dm3 :
    • Magnesio
En los apartados que siguen descubrirás las principales características de algunos de ellos.

Reflexiona

Reflexiona acerca de los materiales que se emplean por ejemplo en la fabricación de monedas, filamentos de bombillas, material de soldadura de componentes electrónicos, recubrimientos,...