Saltar la navegación

5.- Materiales metálicos.

Caso práctico

Foto de Ander con libros.

Ander vuelve a entrar en escena cargado con una pila de libros.

- He estado ojeando un poco en Internet y en algunos libros ¿y sabeis? Hay constancia de que en la península ibérica ya se producía acero desde el siglo IV a.c.; los arqueólogos han encontrado espadas de acero utilizadas en esa época.

- Sí, tienes razón - corrobora Xabi. - No obstante, fue en aproximadamente el año 1700 cuando se comenzó a producir acero tal como lo conocemos hoy en día. En la prehistoria ya se usaban los metales como el hierro, el cual da nombre a una era histórica, pero fue cuando surgió el ferrocarril que se impulsó su uso, buscando materiales derivados del mismo, resistentes y fácilmente forjables. Desde entonces y hasta hoy, se siguen buscando diferentes tipos de aceros , fundiciones, ferroaleaciones, etc., con características mecánicas muy dispares.

- Y los aceros, ¿dentro de qué tipo de materiales se clasifican? - pregunta Leire.

- Los aceros, al igual que las fundiciones, pertenecen al grupo de materiales metálicos, metálicos ferrosos concretamente, diferenciándose de los metálicos no ferrosos en que los primeros contienen hierro y los segundos no. Creo que aproximadamente la producción mundial de metales ferrosos es más de veinte veces superior a la del resto de los metales juntos, esto se debe principalmente a su abundancia y a la gran cantidad y variedad de productos que se pueden obtener a partir del hierro.

Los materiales metálicos son sustancias inorgánicas que están compuestas de uno o más elementos metálicos, los cuales se obtienen por procesado de minerales con compuestos metálicos, presentes en la Naturaleza.
Imagen de piezas metálicas.

Estos materiales, a pesar de presentar características específicas, presentan una serie de propiedades físicas generales que los identifican:

  • buena conductividad eléctrica y térmica,
  • resistencia relativamente alta hasta media temperatura,
  • alta rigidez,
  • alta densidad,
  • alta tenacidad, ductilidad y deformabilidad en general,
  • buena resistencia al impacto.

A temperatura ambiente, los metales se presentan en estado solido, con un brillo característico.

Aunque en ocasiones se utilizan los metales puros, las aleaciones metálicas proporcionan mejoras en alguna propiedad particularmente deseable o permiten una mejor combinación de propiedades.

Los materiales metálicos se clasifican en:

  • Materiales metálicos ferrosos: el componente principal es el hierro.
    • Hierro.
    • Aceros.
    • Fundiciones.
    • Ferroaleaciones.
    • Aleaciones férreas especiales.
    • Conglomerados férreos.
  • Materiales metálicos no férrosos: se obtienen de otros metales que no es el hierro.
    • Aluminio y aleaciones.
    • Cobre y aleaciones.
    • Magnesio y aleaciones.
    • Níquel y aleaciones.
    • Titanio y aleaciones.
    • Aleaciones de Zinc, plomo y estaño.
    • etc.