Saltar la navegación

PP08.- Gestión del mantenimiento.

Caso práctico

Chico moreno mirando al frente, sobre fondo de árboles.

David hasta que empezó a trabajar tenia una idea equivocada de lo que era el mantenimiento. El pensaba que el personal de mantenimiento se limitaba a arreglar una máquina o cualquier otra instalación cuando se estropeaba. Pero ahora se ha dado cuenta de que no es así, que el personal de mantenimiento hace una gran cantidad de trabajos dentro de la empresa.

Además, no esperan a que la máquina se estropee, sino que para evitar que las instalaciones y/o equipos se estropeen y alargar la duración de su vida útil se encargan de planificar otro tipo de mantenimiento denominado preventivo.

Para que no te pase lo que a David, que pensaba que los de mantenimiento sólo reparaban, a lo largo de esta unidad de trabajo vamos a ver cuáles son las funciones y el objetivo del mantenimiento, así como los diferentes tipos de mantenimiento que se dan la empresa.

El mantenimiento se va ocupar de que las instalaciones y equipos a su cargo se encuentren disponibles para su uso, y que además operen correctamente. Por lo tanto tendremos que tener en cuenta dos ideas básicas:  disponibilidad y funcionamiento correcto.

Autoevaluación

A continuación se muestran una serie de objetivos, indica cuáles de ellos corresponden a la gestión del mantenimiento (S) y cuáles no (N).
Objetivos
Prolongar la vida útil de las instalaciones y/o equipos.
Evitar, reducir, y en su caso, reparar, los fallos producidos en las instalaciones y/o equipos.
Conservar las instalaciones y/o equipos en condiciones seguras.
Conseguir buenos tiempos en los plazos de entrega.
Disminuir la gravedad de las averías que no se lleguen a evitar.
Intentar reducir el coste de mantenimiento.
Disminuir el tiempo de producción.

Habilitar JavaScript

Por lo tanto, podremos decir que el objetivo fundamental del mantenimiento es:
Conseguir que las instalaciones y/o equipos estén disponibles un determinado número de horas, para poder realizar el trabajo en condiciones de calidad de fabricación, con el mínimo coste, la máxima seguridad (tanto para el personal que utiliza como para el que mantiene dicha instalación y/o equipo), el mínimo consumo energético y mínimo deterioro ambiental.